(81) 1762 0574 info@artrosa.com.mx
Solicita tu cotización hoy mismo Cotiza en línea

Soluciones integrales para cirugías de Artroscopia

Artroscopia de Hombro

La artroscopia de hombro es una técnica mínimamente invasiva que permite acceder y tratar muchas lesiones y enfermedades de las diversas estructuras que componen dicha articulación. Se accede a la articulación mediante 2 o 3 pequeñas incisiones de tamaño inferior a un centímetro.

La artroscopia se ha convertido en la técnica de elección para la patología de hombro, ya que es posible abordar las estructuras del hombro de difícil acceso, permitiendo una visión completa desde el interior.

Artroscopia de Cadera

La artroscopia de cadera es una técnica de cirugía mínimamente invasiva que permite ver y trabajar directamente en el interior de la articulación con unas pequeñas incisiones en la piel, de menos de un centímetro cada una.

La intervención se realiza con anestesia general y dura unos 90 minutos aproximadamente, aunque la duración dependerá del tipo de lesión y del tratamiento aplicado.

Artroscopia de Rodilla

La artroscopia de rodilla es un procedimiento mínimamente invasivo que permite el acceso y tratamiento de las lesiones que afectan a las diversas estructuras de dicha articulación. Para ello se realizan 2 o 3 pequeñas incisiones de menos de un centímetro que permiten acceder a la articulación.

La mayoría de cirugías de rodilla que no conllevan la colocación de una prótesis se realizan con un abordaje completo o parcial con artroscopia de rodilla. Es la técnica de elección para abordar muchas lesiones porque permite una mejor y mayor visualización de la articulación. De forma poco agresiva se puede acceder a todos los puntos de la rodilla para hacer una limpieza cartilaginosa, pequeñas perforaciones del hueso que tiene falta de cartílago (microfracturas), estabilizar el cartílago y aplicar sustancias o elementos que permiten regenerar el cartílago (plasma rico en plaquetas o células madre).

Artroscopia de Columna de Mínima Invasión

La cirugía de columna mínimamente invasiva, también conocida como cirugía endoscópica de columna consiste en utilizar los mismos parámetros que en la cirugía abierta, pero realizando la menor agresión posible. Uno de los mayores problemas de la cirugía de columna son las múltiples incisiones que se deben realizar para llegar hasta esta parte del cuerpo y, por lo tanto, sus posteriores cicatrices, la gran pérdida de sangre y la larga duración de las intervenciones. Por ello, cada vez se suele recurrir a la cirugía de columna mínimamente invasiva, siempre que sea posible, ya que las secuelas que provoca son menores, las cicatrices más pequeñas, el daño a las masas musculares es mínimo, y consigue una rápida recuperación del paciente. Además, los resultados obtenidos en este tipo de operaciones son iguales a los de la cirugía tradicional. Por todo ello, la cirugía de columna mínimamente invasiva es la más recomendada para los pacientes siempre que presenten las características adecuadas para poderla realizar.

Nuestros Equipos

¿Tienes preguntas?